¿Qué es Vivir con Colitis Ulcerosa?

Para quien no conozca esta enfermedad tan sonada últimamente, se trata de una enfermedad intestinal inflamatoria que provoca una inflamación duradera y úlceras (llagas) en el tubo digestivo. La Colitis Ulcerosa afecta el revestimiento más profundo del intestino grueso (colon) y del recto. Por lo general, los síntomas no aparecen repentinamente, sino que lo hacen con el paso del tiempo.

Vivir con la enfermedad de Colitis Ulcerosa puede ser debilitante y, algunas veces, provoca complicaciones que hasta pueden poner en riesgo la vida, como lo oyen. A pesar de que no se conoce la cura, el tratamiento puede reducir en gran medida los signos y síntomas de la enfermedad e, incluso, provocar una remisión de largo plazo.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas que puedes observar pueden variar dependiendo de cada persona, según la gravedad de la inflamación y la región donde aparezcan. Algunos de los signos y síntomas son:

  • Diarrea, que suele tener sangre o pus
  • Dolor y cólicos abdominales
  • Dolor en el recto
  • Sangrado rectal (evacuar heces con una pequeña cantidad de sangre)
  • Necesidad urgente de defecar
  • Incapacidad para defecar a pesar de la urgencia
  • Adelgazamiento
  • Fatiga
  • Fiebre
  • En el caso de los niños, problemas de crecimiento

La mayoría de las personas que sufren colitis ulcerosa presentan síntomas leves a moderados. El avance de la colitis ulcerosa puede variar, y algunas personas pueden tener largos períodos de remisión.

¿Sabéis cuántos tipos de colitis ulcerosa hay?

Podemos encontrar hasta 5 tipos diferentes:

  • Proctitis ulcerosa.La inflamación se limita a la zona más cercana al ano (recto), y el sangrado rectal puede ser el único signo de la enfermedad. Esta forma de colitis ulcerosa suele ser la más leve.
  • Proctosigmoiditis. La inflamación afecta el recto y el colon sigmoide (extremo inferior del colon). Los signos y síntomas son diarrea con sangre, dolor y calambres abdominales, así como la incapacidad de defecar a pesar de la necesidad de hacerlo (tenesmo).
  • Colitis izquierda.La inflamación se extiende desde el recto hasta el colon sigmoide y el colon descendiente. Los signos y síntomas pueden ser diarrea con sangre, dolor y calambres abdominales del lado izquierdo, así como adelgazamiento involuntario.
  • Pancolitis. Por lo general, la pancolitis afecta todo el colon y causa episodios de diarrea con sangre, que pueden ser graves, dolor y calambres abdominales, fatiga y adelgazamiento significativo.
  • Colitis ulcerosa aguda grave. Esta forma poco frecuente afecta todo el colon y provoca dolor intenso, diarrea intensa, sangrado, fiebre e imposibilidad de comer.

¿Por qué Vivir con Colitis Ulcerosa no es fácil?

Vivir con la enfermedad de Colitis Ulcerosa no es fácil, en nuestro caso, convivimos con una pancolitis, en la última colonnoscopia nos comunicaron que Dan tiene afectado todo el colon y como habéis podido leer, los dolores, calambres abdominales y el sagrado, son parte conocida en nuestro día a día. Por eso decimos que vivir con colitis ulcerosa no es fácil y más en los momentos de brotes de la enfermedad.

Es cierto que la vida queda limitada con esta enfermedad, que el tipo de vida nunca puede ser exactamente la que era antes de tener esta enfermedad. Nuestra vida anterior estaba marcada por lo continuos viajes, tenemos una furgoneta en la que cada fin de semana nos escapábamos a la playa, a practicar uno de nuestros deportes favoritos, el surf. Esa libertad de parar donde te apetezca, de despertarte sobre un acantilado mirando el mar, ver un amanecer sintiendo la brisa del mar en tus pies descalzos a veces cubiertos aún de arena…

Un tipo de vida que quedó aparcado temporalmente, viajar en furgoneta sin baño no era la mejor opción para Dan, practicar este deporte no era lo más seguro si se hace dentro de un neopreno o incluso, las bajas energías en los primeros momentos de la enfermedad no ayudaban a llevar a cabo nuestra anterior vida.

Por este motivo debemos adaptar nuestra nueva vida para que la enfermedad no llegue a limitarnos al completo, debemos plantarle cara a la situación y buscar siempre mejoras y soluciones. Nosotros adaptamos la furgoneta para que nos diera cierta independencia en casos de emergencia y decidimos comprar un sanitario químico, suena simple, pero nos dio la vida!

Son pequeños detalles que hacen que retomes de alguna manera la vida que te gustaba y que, aunque vivir con colitis ulcerosa no es fácil, podamos adaptarnos a esta nueva situación. Ahora seguimos viajando cuando no estamos en momentos de brotes y volvemos a encontrar 2 años después las mismas sensaciones que un día tuvimos que dejar aparcadas para volver a ser FELIZ.

Si quieres conocer más sobre nuestra historia, pincha en este enlace que te llevara a NOSOTROS